• Linkedin Melania Bentué
  • Twitter Melania Bentué
  • Facebook Melania Bentué
  • Linkedin Melania Bentué
  • Twitter Melania Bentué
  • Facebook Melania Bentué
Melania Bentué . Periodista Zaragoza . Estrategias de comunicación
  • Estás aquí:
  • Noticias
  • /
  • Tras pasar por un ictus llega el momento de aprender a vivir en el presente y de descubrir las secuelas invisibles

Tras pasar por un ictus llega el momento de aprender a vivir en el presente y de descubrir las secuelas invisibles

23 DE OCTUBRE DE 2017

La Asociación Ictus de Aragón recuerda la necesidad de prestar atención y trabajar las secuelas que no son tan visibles: los aspectos cognitivos y emocionales y no quedarse solo en los signos físicos que, inicialmente, son los visibles
Tras pasar por un ictus llega el momento de aprender a vivir en el presente y de descubrir las secuelas invisibles

Pasar por un ictus es pasar por una situación de duelo, de pérdida. A los efectos físicos que pueda dejar, se suman muchas dificultades que habrá que afrontar, tanto en el ámbito cognitivo como emocional. Los pacientes se enfrentan a una nueva situación, para ellos y para sus familias es un cambio drástico. El ictus interrumpe la vida anterior.

Lorena Larios y Marta Mañeru, son la neuropsicóloga y la logopeda de la Asociación Ictus de Aragón (AIDA), ellas conocen bien las situaciones y los diferentes momentos por los que pasan las personas que han tenido un ictus. El ICTUS no solo afecta a la persona que lo sufre, también sus familias, "a las que debemos tener en cuenta siempre porque su actitud también repercute en el paciente", explican. 

De ahí que, en su día a día, la capacidad de escucha y de conexión con quienes acuden al Centro de Neuro-Rehabilitación de AIDA sea uno de sus primeros objetivos. A partir de ahí comienza un trabajo interdisciplinar, "tenemos que ver a la persona como un todo, debemos entender lo que está pasándole emocionalmente para evitar bloqueos y que en su recuperación vaya todo acompasado". Ponen como ejemplo el caso del lenguaje y del habla "si su capacidad de comprensión y expresión mejora; si su habla es más inteligible, le permitirá comunicarse mejor ayudándole así a poder expresar sus sentimientos, a tomar parte más activa en su tratamiento integral". 
 
Las personas que han sufrido un ictus se enfrentan a una nueva vida que deben aprender a gestionar, "tenemos que darles los recursos necesarios y mostrarles que en esta nueva fase ellos tienen un papel activo”,  subrayan Lorena y Marta. Su lema en la consulta con sus pacientes, “fija tus ojos hacia delante en lo que puedes hacer, no hacia atrás en lo que no puedes cambiar".
 
La disfagia o dificultad de tragar, asociada al ictus
 
Y en este camino, la Asociación quiere llamar la atención sobre la disfagia, la dificultad para tragar. Afecta a un 45% de las personas que han tenido un accidente cerebro vascular (ACV), pero también al 27% de las personas de más de 70 años y más de del 60% de los pacientes institucionalizados. 
 
Puede alterar la eficacia y la seguridad de la deglución y con ello se puede producir desnutrición y deshidratación. Pero, además, puede producir penetración laríngea y aspiraciones que generan infecciones y complicaciones respiratorias importantes. Desde AIDA, se trabaja para dar a conocer esta consecuencia del ictus, para mostrar a las familias cómo identificar la disfagia, qué medidas se deben tomar y cómo actuar para evitar comprometer la vida de las personas. 
 
Al mismo tiempo, señalan la necesidad de realizar protocolos de exploración, para poder identificar cuanto antes a los pacientes con disfagia, realizar la evaluación, diagnóstico y establecer el tratamiento adecuado adaptando la dieta a la viscosidad, textura, aporte calórico y proteico adecuado para conseguir una alimentación segura y eficaz. Implicar de forma activa a la familia y al cuidador. 

Centro de Neuro-Rehabilitación, más de 13.400 atenciones a usuarios
 
La Asociación Ictus de Aragón cuenta con 14 profesionales dedicados a la rehabilitación y apoyo a quienes un día vieron su vida interrumpida por el ictus. Un equipo multidisciplinar del que forma parte un médico rehabilitador, cuatro fisioterapeutas, tres terapeutas ocupacionales, dos logopedas, dos neuro-psicólogas y una trabajadora social. 
 
En el último año, han realizado 13.411 atenciones a usuarios en rehabilitación. El servicio más demandado es el de fisioterapia, seguido de terapia ocupacional, neuropsicología, logopedia y psicología. Desde mediados de este año, cuentan también con terapia acuática.
 
Una actividad que complementan con diferentes talleres gratuitos para los socios, desde fisioterapia, terapia ocupacional, de familias, ajedrez, relajación, cine-fórum, debate, y de ocio y tiempo libre.
 
Día Mundial del Ictus – Programa de Actividades en Zaragoza

Miércoles 25 de octubre, de 9:00 a 17:00 horas en la plaza San Francisco de Zaragoza. 
 
En colaboración con el Centro de Salud Fernando el Católico se realizarán pruebas de salud general, como toma de tensión, nivel de azúcar en sangre, talla y peso, coximetría (capacidad pulmonar) e indicaciones de alimentación saludable. Se realizará también un estudio de las carótidas gracias a la colaboración del neurólogo Carlos Tejero. 
 
A las 10:00 horas está prevista la presencia del consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, y se leerá un manifiesto. 
 
Viernes 27 de octubre, a las 18:00 horas en la sala Luzán de la Fundación Caja Inmaculada (Paseo de Independencia, 10). Charla médico-divulgativa. 
  • Apertura del acto por Ros Cihuelo, directora de Derechos y Garantías de los Usuarios del  Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón.
  • Cristina Pérez, neuróloga del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa, que hablará del control de los factores de riesgo, conocimiento del ictus y terapia endovascular del ictus en la fase aguda. 
  • Lorena Larios, neuro-psicóloga de AIDA y Marta Mañeru, logopeda de AIDA, profundizarán en  La importancia de vivir en el presente desde el enfoque de la neuro-rehabilitación.
  • Miguel Lierta, presidente de AIDA, hablará de la Asociación Ictus de Aragón y del Centro de Neuro-Rehabilitación de AIDA.
  • Entrega del Cerebro de Oro a las personas que más han destacado este año, por diversos motivos,  a juicio de la Asociación Ictus de Aragón.
  • Cerrará el acto María González, directora general de la Fundación Caja Inmaculada.

 

Tras pasar por un ictus llega el momento de aprender a vivir en el presente y de descubrir las secuelas invisibles

23 DE OCTUBRE DE 2017

FUENTE:

COMPARTIR: